Neceseres íntimos

Aún no os había enseñado estos dos neceseres íntimos que cosí hace poco. Son para llevar artículos de higiene íntima (compresas, tampones, toallitas higiénicas…)

Recuerdo que hace un par de años cosí muchísimos de estos y ahora hacía meses que no cosía uno.

Están personalizados con el nombre en vinilo textil.

Los dos neceseres son bastante diferentes.

El que combina telas de patchwork en tonos fucsia, tiene bolsillo para compresas y compartimento para tampones.

El otro modelo, combina dos lonetas en tonos crudos, una con corazones y la otra con topitos. Este neceser tiene dos bolsillos.

Los dos neceseres se cierran con un snap.

Son muy prácticos para cuando nos tenemos que cambiar fuera de casa.

Y hasta aquí el post de hoy.

¡Qué tengáis una feliz semana!

Anuncios

Recoge cables

Estoy en modo organización ON. Si la semana pasada os enseñaba el neceser organizador de cargadores y cables, que lo pienso utilizar mucho muchísimo cuando salga de viaje, esta semana he estado probando diferentes recoge cables para el día a día.

He probado 3 opciones para ver cual me resulta más práctica.

Primero he probado con este tipo de recoge cable, en tela, con boata para darle un poquito más de cuerpo y se cierra con un snap.

Lo he probado unos días para llevar el cable del cargador y los auriculares para el móvil. Me parece resistente y no es una mala opción.

Por Pinterest hay muchos recoge cables hechos con Kraft Tex o tejidos  similares, y como tenía ganas de probar el rose gold metalizado que tenía por casa, hice estos dos más.

Este tejido de celulosa, me parece algo más delicado que los que no son metalizados, ya veremos el resultado con el trote del día a día.

He aprovechado para ver qué tal funcionan con el vinilo textil, y el producto lo acepta perfectamente.

Aunque parecen más endebles que los de tela, ocupan menos y soportan los snaps sin problemas.

Es miércoles así que ya podéis pasaros por la web del Club de las Malas Costureras para ver qué se cose esta semana.

Estuche organizador de cables

Hace mucho tiempo que tenía este proyecto en mi lista de pendientes, por fin he encontrado el momento para ponerme manos a la máquina y aquí os lo enseño.

Es un estuche organizador de cables y cargadores que seguro vamos a utilizar mucho cuando salgamos de viaje.

He combinado dos lonetas que compré en Berlín hace casi dos años, en una tienda monísima que se llama Frau Tulpe, os dejo el enlace al post de las tiendas molonas que visité en Berlín y también a este otro por si os apetece ver las compritas que hice.

Una de estas telas está incluida en el reto #12meses12telas, así que es el proyecto 2/12 del reto.

El organizador, son dos piezas que se unen. Por un lado, la manta organizadora de cables, que tiene dos bandas de elástico, dónde se colocan los cables de los diferentes móviles, tablets y similares, y por otro, tiene un estuche, bastante grande, ya que además de las clavijas de los cargadores, necesitamos guardar también, una power bank grandota que va genial para viajar, puede cargar varios dispositivos a la vez y tiene bastante autonomía.

El estuche se une a la manta con cuatro snaps.

Se cierra con unas tiras elásticas y un mosquetón que también permite poder colgar el organizador en vertical.

Pues sólo me queda dejaros el enlace al MiMi de esta semana del Club de las Malas Costureras, vamos a ver que se cose por allí esta semana.

Neceser telas plastificadas. Reto 1/12 de #12meses12telas

Aquí os traigo el primer proyecto del reto #12meses12telas organizado por Las Marujadas de Peluchona. 

Es un neceser que combina dos telas plastificadas qué compré en el último Creativa Barcelona.


El interior tiene cinco bolsillos de diferentes tamaños. Las fotos son de antes de montarlo, así se aprecian mejor los compartimentos.

Para darle un poco de cuerpo a las telas, cómo no tenía boata, le he puesto fieltro.

Y ya tengo neceser nuevo (¡otro más!) y el primer reto del #12meses12telas, a ver qué se me ocurre para las once telas restantes…


Es miércoles así que vamos a ver qué se cose esta semana en el MiMi del Club de las Malas Costureras.

Reto 12 meses 12 telas

¡Tenemos sarao a la vista! Rebeca de Las Marujadas de Peluchona nos propone este reto. Se trata de elegir 12 telas, publicarlas en tu blog o en Instagram, y durante el año haremos un proyecto con cada una de las telas escogidas. Los recopilatorios de este reto se recogerán en la web del Club de las Malas Costureras.

Podéis pasaros por el post de Las Marujadas de Peluchona dónde nos explica el reto con todo detalle.

La verdad es que yo en cuanto a telas tengo un Diógenes de manual, y a más variedad, más cuesta elegir. No he seguido un criterio concreto, hay un poquito de todo, telas plastificadas, algodón, softshell… Están todas por estrenar, menos la naranja de origami.

 

Y aquí os las desgloso:

Esta en sí, no es una tela, yo le definiría como un caucho blanco con glitter plateado. Lo compré en Madrid, en Tejidos Paredes, y ellos lo denominaban “Skay”

Este tejido glitter en color rose gold, lo conseguí en el último Creativa Barcelona, no recuerdo el nombre de la tienda.

Tela ligera en color beige con puntitos blancos, es de Tejidos Donna (Barcelona)

Este algodón con motivos orientales, es un regalito que me hizo mi pareja y es de Jan et Jul.

Tela naranja de origamis, es la única que ya he estrenado. La compré en Jan et Jul.

Esta telita japonesa es un regalito de la mami de una amiga.

Esta loneta con motivos geométricos, la compré en Frau Tulpe, una tienda monísima de Berlín.

Este tejido laminado azul con estrellitas blancas, también se vino conmigo desde Berlín, lo compré en Bubbly Berlin

Otro algodón, de letras mecanografiadas, lo compré en Jan et Jul.

Este tejido de punto de estrellitas de colores también es de Bubbly Berlin

Tela plastificada en gris con flores en fucsia, lo compré en Creativa Barcelona 2017

Y por último, este softshell, es de Tejidos Pulido. También fue un regalito y aún no lo he estrenado

Pues estas son las telas que he elegido, a ver que proyectos salen de este reto.

De momento, me tengo que poner ya con el proyecto de enero.

¡Nos vemos en el próximo post!

 

 

 

 

 

 

Cartera de Erizos

Después de experimentar con el OdiCoat  (os dejo aquí el link), sentía la urgente necesidad de hacer algo con la tela de erizos que impermeabilicé. Así que me decidí por este patrón de Pattydoo que hacía tiempo que le había echado el ojo.

He estrechado 2 cm el largo del patrón, es la única modificación que le he hecho.

En esta cartera, he combinado la loneta impermeabilizada de erizos, con SnapPap en color piedra y el elástico que la cierra es de color rojo anaranjado.


Es la primera vez que utilizo SnapPap, siempre había usado el Kraft-tex, la única diferencia que he encontrado es que me ha costado más cortarlo con la Cameo, el corte no me quedaba tan limpio, he tenido que repasar con cutter.


El interior es todo de SnapPap, y tiene el apartado dónde van los billetes, 3 compartimentos para guardar tarjetas y el monedero para las monedas que se cierra con un snap.


En la zona del tarjetero le he aplicado este detalle con vinilo textil.

La cartera cerrada, como podéis ver en la foto, no queda muy grande y eso que yo tengo las manos bastante pequeñas.


Por si os apetece ver más Kraft-tex / SnapPap, os dejo enlaces de otros proyectos realizados con este tipo de material:

Kraft-tex: Estuche y sobres

Cartera de kraft-tex

 

Hoy es miércoles, así que enlazo con MiMi para ver que nos presentan hoy por el Club de las Malas Costureras.

 

 

 

Probando, probando… Plastificar o impermeabilizar telas

Utilizo mucho telas laminadas o plastificadas, y aunque cada vez hay más variedad y muy bonitas, no siempre encuentras una que te guste.

Finalmente, he tenido un momento para comparar diferentes formas de plastificar telas y he probado tres productos en concreto: Iron-On Vinyl, forro adhesivo de libros (tipo Aironfix) y Odicoat.

Se necesita calor para aplicar los tres productos, y aunque normalmente se aplica con plancha doméstica yo he aplicado calor con la prensa térmica por ir más rápido.

He elegido esta loneta de erizos para hacer las pruebas.

Bueno, ahí van mis impresiones:

Iron-On Vinyl:

Se puede adquirir principalmente en tiendas de telas y en algunas mercerías. Para aplicarlo, he planchado la tela un poco dentro de la prensa térmica para así eliminar arrugas, he retirado el protector y he colocado la lámina encima de la tela, no es adhesivo así que hay tener cuidado para que no se mueva, lo protegí con una lámina de teflón, aunque una hoja de papel de horno hace el mismo servicio, y he aplicado calor a 140 grados unos 15 segundos.  El Iron-On Vinyl que tengo es brillante, aunque en el mercado también existe uno con acabado mate. El resultado no está nada mal, la tela queda plastificada, tiene un aspecto brillante y el  plástico queda bastante integrado en el tejido. Se recomienda dejar enfriar durante 24 horas, antes de coser. Según el fabricante, este producto no contiene BPA, sin embargo no se recomienda su uso para artículos que puedan ser chupados o masticados por niños.

 

-Forro para libros: 

El que he utilizado lo compré en una papelería de barrio, aunque se puede encontrar en bazares multiprecio sin problemas. La forma de aplicación es casi idéntica a la del Iron-On Vynil, la única diferencia es que en este caso el forro sí es adhesivo. Le he aplicado calor durante el mismo tiempo y a la misma temperatura que en el caso anterior. El resultado es muy similar, quizás queda un poco menos integrado en forro en el tejido, pero apenas se nota la diferencia. Lo considero la opción low cost del Iron-On Vinyl. No os puedo hablar de sus componentes ni toxicidad porque en la web del fabricante no se especifica, les he escrito un mail, si me contestan actualizaré esta entrada.

 

Odicoat: 

De venta en mercerías y tiendas de telas. Este producto es totalmente diferente. Mientras los dos anteriores son una capa plastificada que se adhiere a la tela, en este caso se trata de una cola que impermeabiliza el tejido (también se puede utilizar a modo de adhesivo para pegar botones decorativos, cintas, etc).

Lo he aplicado con una brocha plana, y después he repartido el producto y retirado el exceso con una tarjeta de plástico (tipo tarjeta bancaria).

Le he dado dos capas, dejando secar entre ellas. Una vez seca la segunda capa, un golpe de calor en la prensa térmica para sellar el producto (15 segundos a 140 grados). El resultado me encanta, mate, suave al tacto, el tejido mantiene su elasticidad y se cose fácilmente. El Odicoat aporta protección anti UV, también protege la tela de la suciedad, es Acid Free (no tiene ácidos), ni lleva disolventes ni perfumes. Los tejidos barnizados con Odicoat se pueden lavar en lavadora (máximo a 30 grados C). Se pueden aplicar más o menos capas en función a las necesidades que se tengan. He hecho varias pruebas, y considero que con dos capas tengo suficiente para el tipo de proyectos que hago.

Creo que le voy a dar mucho uso al Odicat, ¿lo habéis probado ya?