Alfiletero de muñeca

Hace dos semanas que he estrenado máquina de coser, la verdad es que estoy como una niña con juguete nuevo, aún estamos conociéndonos y espero que seamos grandes amigas jiji 😉

A mi máquina antigua, le hice un alfiletero para ir pinchando en él los alfileres a medida que los retiraba de la tela al coser. Estaba muy acostumbrada a usarlo, el problema es que la nueva máquina no tiene dónde colocarle el alfiletero. Así que al final, he optado por hacerme uno de muñeca, espero acostumbrarme a él…

En lugar de con boata, lo he rellenado con un estropajo de níquel (el Nanas de toda la vida) para ayudar a mantener los alfileres afilados.

La pulsera la he hecho con tela reciclada de unos jeans y se cierra con velcro.

A malas, si no me acostumbro a llevarlo en la muñeca, lo puedo dejar en plano sobre la máquina.

Ya es miércoles, toca visitar la web del Club de Malas Costureras para ver qué MiMis se cosen esta semana.

DIY – Customizando tazas con rotuladores para porcelana


¿Cómo ha ido el fin de semana?

En casa hemos tenido una visita muy muy especial, el viernes vino a dormir a casa Pol y cada vez que se queda a dormir en casa los tetes nos volvemos tururú de contentos.

Cuando se queda en casa, además de jugar y hacer guerras de cojines, solemos hacer manualidades o cocinar juntos. Esta vez hemos personalizado unas tazas de porcelana.

Publiqué en redes sociales una foto con nuestras tazas y varias personas me han preguntado por mail e instagram cómo hacerlas, así que en este post os explicaré cómo las hemos hecho y si tenéis cualquier pregunta no dudéis en dejarla en comentarios o enviarme un mail.

Hemos utilizado estos rotuladores especiales para porcelana de la marca Edding, hay más colores y también otras marcas que comercializan este tipo de rotuladores por lo que si utilizáis de otra marca, deberéis seguir las instrucciones de cada fabricante. Edding recomienda para su mejor conservación, guardar los rotuladores en posición horizontal.

Nosotros decoramos unas tazas blancas de porcelana, pero se pueden utilizar para personalizar cualquier pieza de porcelana o cristal.

El proceso es muy sencillo, las tazas tienen que estar bien limpias y secas, no está de más pasarles un algodón con alcohol para asegurarnos que están bien limpitas y sin rastro de ningún tipo de grasa, y … ¡a dibujar se ha dicho!

Durante el “proceso creativo”, si necesitáis hacer alguna corrección, si la tinta aún está fresca, se puede borrar con un pañito húmedo o una toallita infantil.

Cuando están ya decoradas, se dejan secar durante 15 minutos. Después, para sellar el color de vuestras obras de arte, tenéis que precalentar el horno a 160º y cuando haya alcanzado esta temperatura, se hornean las piezas decoradas a esa misma temperatura durante 25 minutos.

Una vez horneadas durante 25 minutos, se apaga el horno y sin abrirlo se dejan enfriar las piezas dentro de él. Una vez hayan enfriado… ¡ya están listas para usar!

Las piezas se pueden lavar en el lavavajillas siempre que se escoja un programa que no supere los 50º.

Así quedaron las tacitas de nuestro pequeño artista…

La taza para el tete la decoramos entre los dos, le dibujó un zombie, unos corazones y le escribimos un mensajito cariñoso

Esta es la taza que me regaló a mí, con flores, un sol y un corazón

Y esta es la taza que le hice yo, con unos banderines y quiso que le dibujase un sol

¡Gracias Pol por estas tazas tan molonas! Los tetes te queremos muchísimo y nos encanta hacer cosas molonas contigo.